Buscar
  • Paula Moreno

Abuso sexual

Entrevista para la página "Mundo Bebe"



¿Qué es el abuso sexual infantil?

Es cualquier clase de contacto sexual hacia un niño por parte de un adulto desde una posición de poder o autoridad. El niño por su condición de tal y su vulnerabilidad carece del desarrollo madurativo, emocional y cognitivo para dar su consentimiento. Estas conductas sexuales se dan en una gama que va desde formas de menor intimidad hasta aquellas conductas de mayor intimidad. El adulto utiliza para enredar al niño, la persuasión, inducción o seducción o amenaza explícita o implícita. El nudo de esta dinámica abusiva es el secreto, ya que esto permite que el ofensor avance en la conducta sexual. La primera etapa de esta dinámica abusiva es la de preparación, para poder acceder al niño. El niño queda aislado y no puede pedir ayuda.

¿Cómo se enteran los padres que pasó el abuso?

Es posible que el niño haga un relato de lo ocurrido. Este relato no tiene las características de un relato como lo entendemos los adultos. Generalmente es fragmentado. El signo más importante es el relato del niño. Puede ocurrir también que los padres descubran la escena abusiva y vean la acción misma. Y por último puede ser que por las conductas de sus hijos, sospechen que algo no está andando bien. Los síntomas que pueden aparecer son muy variados, algunos son más específicos del abuso y otros menos específicos.

Los más específicos son:

  • conductas sexualizadas no acordes a la edad del niño

  • reexperimentación de lo sucedido, ya sea en el juego , en pesadillas

Y los síntomas no específicos:

  • Trastornos del sueño

  • Trastornos en la alimentación

  • Enuresis o encopresis

  • Cambios bruscos en el rendimiento escolar

  • Problemas de conducta

  • Hipervigilancia

  • Depresión

  • Quejas somáticas

  • Fugas del hogar

  • Excesiva agresividad o inhibición

  • Abuso de sustancias

  • Terrores nocturnos

  • Conductas autodestructivas

Es esencial conocer que la mayoría de los abusos sexuales no dejan signos físicos, si bien en algunos casos pueden aparecer desgarros, lesiones en zona anal o genital, enfermedades de trasmisión sexual o embarazos.


¿Cómo debe tratarse al niño?

El primer paso es consultar con un equipo de profesionales especializados para hacer un diagnóstico diferencial. Si se llegara a confirmar la sospecha de abuso sexual hay que hacer una intervención legal para proteger al niño. El abuso sexual infantil es un delito. Luego de la intervención del equipo (que siempre debe ser interdisciplinario), y que el niño está seguro de no ser revictimizado, se ofrecen los tratamientos psicológicos. Estos mismos deben ser llevados a cabo por profesionales entrenados en la temática. Los tratamientos pueden ser individuales o grupales. Es aconsejable que el adulto no ofensor haga un tratamiento en paralelo. Resulta muy útil el trabajo en grupo de familiares no ofensores. Es fundamental que el niño sea creído en su relato y que sepa que se están tomando todas las medidas necesarias para protegerlo. Este es el primer paso para su recuperación.

¿Cuándo es necesario una denuncia?

Siempre, ya que si estamos ante un caso de abuso sexual, estamos frente a un delito.


¿Cómo prevenir estas conductas?

La primera forma de prevención es saber que el abuso sexual existe y que es más frecuente de lo que imaginamos. Es importante que sepamos también que el mayor porcentaje de casos se trata de abusos sexuales intrafamiliares. Por otro lado es fundamental estar atentos a las señales que nos dan nuestros hijos y consultar ante cualquier duda. Es necesario también que los padres enseñen a sus hijos acerca de que acercamientos son apropiados y cuales no, que secretos son adecuados y cuales no. Enseñarles a confiar en ellos para que les cuenten cuando tienen un problema. Hay muchos libros infantiles que pueden ayudar a los padres a hablar de estos temas con sus hijos. Si no se animan pueden pedir ayuda al pediatra o al psicólogo.


¿Logran recuperarse?

Por supuesto que hay recuperación siempre y cuando sea trabajado con profesionales entrenados en el tema. Hay niños que por la cronicidad, duración y gravedad de las conductas sexuales pueden tener más sintomatología y puede llevar más tiempo su recuperación. Pero nunca es tarde para ello.

Hay que tener en cuenta que hay ciertos factores de riesgo que agravan la situación:

  • tipo y frecuencia del abuso

  • Relación de cercanía con el ofensor

  • Violencia familiar

  • Edad del niño( cuanto más pequeño mayor gravedad)

  • Reacción del familiar no ofensor ante el develamiento del niño.

  • Existencia de otros problemas familiares como alcoholismo, adicciones, enfermedad mental de algún miembro familiar

  • Si existieron más de un ofensor sexual

Pero es importante remarcar que siempre existe la posibilidad de recuperación.


¿Es una situación que se da más en niveles socioeconómicos bajos o sucede en toda la sociedad?

El abuso sexual infantil se da en todas las clases sociales.

67 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
  • Facebook Social Icon

© 2020 por Paula Moreno, Psicóloga